Viajar a la Patagonia con niños

En la Patagonia chilena encontrarás algunos de los paisajes más impresionantes del planeta. ¿Qué mejor que disfrutar de este viaje al fin del mundo junto a tu familia? Animales únicos, glaciares milenarios y bosques casi vírgenes. La belleza del sur de Chile conquista a niños y adultos. 

La Patagonia chilena puede ser el destino perfecto para un viaje en familia. Esta zona es tan extensa y diversa que ofrece atractivos para todas las edades y gustos. Aquí encontrarás impresionantes parques, lagos de aguas prístinas, encantadoras ciudades, fauna inmensamente diversa y una cultura llena de mágicas costumbres y tradiciones. 

Sin embargo, algunos fenómenos como el desprendimiento progresivo de parte de los glaciares o la extinción de animales únicos en el mundo, confirman que esta maravilla natural está cambiando. Por eso tú y tu familia deben conocer la Patagonia antes de que sea demasiado tarde.

Por otro lado, si crees que se trata de un lugar sólo para los más aventureros, te contamos que puedes disfrutar de este lugar como tú quieras. Con adrenalina o a paso lento. Si necesitas realizar actividades de baja exigencia física porque vas con niños, puedes hacer trekkings de menor intensidad, visitar museos o simplemente hacer paseos en bicicleta.  

Aquí te contamos todo lo que tienes que saber si viajas a la Patagonia con niños. Algunos consejos para hacer tu viaje más fácil, las distintas actividades que puedes hacer con tus hijos, dónde llevarlos, qué mostrarles y mucho más:

- Por qué tus niños deben conocer la Patagonia YA

- Consejos para viajar con niños a la Patagonia

- Parques de la Patagonia chilena para recorrer en familia

- 6 animales de la Patagonia chilena

- 7 museos en la Patagonia para ir con niños

 

Por qué tus niños deben conocer la Patagonia YA


viajar a la Patagonia con niños

Viajar es una experiencia enriquecedora que nos llena de vivencias únicas y lindos recuerdos para el futuro. Por eso es muy probable que quieras salir a recorrer el mundo con tus hijos y hacerlos disfrutar de diferentes destinos. Sobre todo si se trata de lugares que están cambiando año a año debido a los estragos que está causando el cambio climático.

Como muchos medios lo han pronosticado, el sur de Chile está mutando a gran velocidad, por lo que sus paisajes necesitan resguardo. National Geographic afirma que lugares así de salvajes no pueden sobrevivir sin una oportuna protección.

En esta guía, te contamos por qué no debes seguir postergando ese viaje a la Patagonia en familia.

Los beneficios de viajar en familia

Si es emocionante para nosotros pensar en un viaje, ¿te imaginas lo maravilloso que debe ser para tus hijos? El hecho de viajar aporta a los más pequeños grandes beneficios para desarrollarse en el ámbito social y emocional, ya que los ayuda a adoptar una nueva actitud frente a la vida y hacia los demás, adquiriendo interesantes valores y habilidades para su futuro.

Asimismo pueden aprender in situ de nuevas culturas y realidades, de fenómenos naturales, flora y fauna local.

Lo interesante y atractivo de viajar a la Patagonia con niños es que siempre habrá panoramas y con una gran variedad de opciones para hacer en familia.

No solo podrán apreciar la flora y los hermosos animales típicos de la zona, como son los pingüinos magallánicos, lobos marinos, o incluso las ballenas, sino que además, podrán practicar deportes al aire libre como senderismo, excursiones, buceo o esquí.

Si tus niños son amantes de los animales, no pueden dejar de visitar las ballenas que habitan cerca de Punta Arenas y en los fiordos de la Patagonia. Los lobos marinos son otro atractivo para los más pequeños. Los pueden ver con facilidad en Cochamó y Valdivia, además de disfrutar el juego de los delfines mientras visitan las playas de Chiloé. ¡Sin duda que tus hijos quedarán impresionados con sus saltos y juegos en el agua!

Conocer la Patagonia antes que sea demasiado tarde

Como vimos en el punto anterior, existen muchas razones para que tus hijos visiten esta zona, pero hay un motivo que sin duda te motivará a hacer este viaje lo antes posible: los desastres que está provocando el cambio climático en la Patagonia.

Puede parecer muy dramático, pero es una realidad que está provocando lamentables consecuencias tanto en el sur de nuestro país, como en el resto del mundo.

Uno de las noticias más comentada fue el desprendimiento de una gran masa de hielo en el Glaciar Grey, ubicado en Torres del Paine.

Es por el aumento de las temperaturas medias globales que se están generando estos desprendimientos de enormes bloques de hielo, una situación cada vez más incontrolable en todo el planeta.

Imagina que último bloque de hielo desprendido en el Glaciar Grey tiene unas dimensiones de 350×380 metros. Un hecho reciente, ocurrido a principios de febrero de 2018.

La pérdida continua de los glaciares se ha convertido en un problema irreversible causado por el calentamiento global. Además, mientras más aumentan las temperaturas medias, la cantidad de hielo que se derrite es mayor, porque las estaciones del año calurosas están durando más tiempo.

No queremos que tus hijos pierdan la posibilidad de conocer estos maravillosos glaciares mientras se encuentren en buen estado, ya que a medida que pasa el tiempo, menos opciones existirán de que los puedan observar y disfrutan con su verdadero esplendor.

Según el glaciólogo Eric Rignot, del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, los glaciares de la Patagonia experimentan algunos de los adelgazamientos más espectaculares del mundo por unidad de superficie. Según las fotos y estudios que ha proporcionado el mismo organismo, el retroceso de glaciares como San Quintín y San Rafael ha sido dramático. Entre 1870 y 2011, el primero perdió 14,6% de su superficie y el segundo, 11,5% en el mismo período. 

Según el geólogo glacial Mike Kaplan, profesor e investigador de la Universidad de Columbia, que vino a hacer sus estudios en terreno, la temperatura de la Patagonia ha aumentado entre uno y un y medio grado celsius en los últimos 100 años.

El experto aseguró que los glaciares son extremadamente sensibles al clima y que por el calentamiento global se están derritiendo cada verano. Además, esto genera que las cuencas reciban menos agua y a largo plazo cambiarán toda la composición del paisaje: no habrá agua para riego ni para abastecer a la población. Estas transformaciones traen un impacto social, político e incluso y económico.

De hecho, ante la vulnerabilidad que están enfrentando la Patagonia sur de Chile y la península antártica, se creó recientemente el Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL). Alguna de sus materias de estudio son la disminución de la cobertura en los Campos de Hielo Patagónicos, una de las mayores reserva de agua en Chile. También el impacto en las especies clave y los cambios en la estructura y funcionamiento de los ecosistemas.

El valor agregado de recorrer la Patagonia navegando

Ahora que ya tienes motivos de sobra para visitar la Patagonia con tus hijos, te daremos algunos consejos para que en terreno, tu viaje sea una experiencia única.

Una de las mejores maneras de recorrer la Patagonia, es hacerlo navegando. Tener la posibilidad de cautivarte con los glaciares y fiordos de nuestro país en los viajes en ferry, no solo te permitirá disfrutar de cada kilómetro que recorras, sino que además, tus hijos tendrán la oportunidad de experimentar un viaje lleno de inolvidables paisajes, colores y sensaciones únicas.

Por ejemplo, hacer un viaje en ferry desde Puerto Natales a Puerto Montt, toma aproximadamente 4 días de navegación. ¿Te puedes imaginar un viaje así de relajante y mágico observando y disfrutando paisajes dinámicos, flora y fauna única y emociones inexplicables?

Si realizas el recorrido para llegar a Chiloé desde Puerto Montt para luego ir a ver los pingüinos que habitan Isla Magdalena, es posible que tengas la suerte de ver los enormes glaciares deslizándose por los valles hacia el mar.

Quizás en tu caso, ya haz realizado un viaje al sur de Chile con tu pareja o amigos. Lo que ahora te recomendamos, es hacerlo nuevamente con tus hijos y así aprovechar de recorrer los senderos y lugares que tal vez quedaron pendientes.

Ya sabes por qué tus niños deben conocer la Patagonia lo más pronto posible. Ahora solo queda planificar el viaje. ¿No sabes a qué lugares ir? Aquí te dejamos una lista con las ciudades que no pueden faltar en tu recorrido

 

Consejos para viajar con niños a la Patagonia

consejos para viajar a patagonia con niños

Ahora, si quieres que tu viaje sea perfecto, puede seguir algunos consejos útiles.

Viajar en familia es una experiencia muy distinta a la de viajar solo o en pareja, sobre todo si se trata de un destino salvaje como la Patagonia.

Con niños, la planificación debe ser mayor y debes considerar variables como el clima o alojamiento. Además, las actividades deben ser doblemente pensadas, ya que se realizan principalmente al aire libre.

Aunque hay trekkings que son demasiado exigentes para hacer con niños (pero no imposibles), hay muchas actividades para que ellos también puedan disfrutar de este destino. Caminatas de menor intensidad, cabalgatas, paseos en barco, entre otras. Aquí puedes revisar algunas ideas de circuitos, sólo debes tener en consideración la factibilidad de hacerlo con tus hijos. 

La Patagonia es muy grande y podrás encontrar diversión en casi todas partes. Recuerda que la mayoría de las excursiones privadas pueden adaptarse al ritmo y capacidad de los niños.

Aquí te damos algunas recomendaciones de actividades y lugares para visitar.

Qué hacer con niños en la Patagonia

Tours

-La Cueva del Milodón es un monumento natural que queda a 25 kilómetros de Puerto Natales. Aquí se encontraron los restos de un mamífero de grandes dimensiones que se extinguió en la prehistoria. Los niños pueden conocer sobre él mientras pasean por las cavernas. En la entrada, hay una réplica del animal para que puedan sacarse fotos.

-También en Puerto Natales, para esos niños que les gusta pedalear hay city tours en bicicleta. Así pueden conocer la historia de la ciudad y los principales atractivos turísticos. Además de la bicicleta, el servicio suele incluir casco, snacks, guía y hasta binoculares.

-Aunque muchos niños no disfrutan los museos, el Museo Nao Victoria es una experiencia completamente distinta. En él podrán interactuar con las réplicas de los barcos que llegaron a descubrir esta zona. Tienen sonidos ambientales y réplicas de los instrumentos de navegación de la época y artillería. Está ubicado a orillas del Estrecho de Magallanes.

-A 8 kilómetros de Coyhaique, en el Campo Ecuestre Bonanza, se inicia la ruta los Franciscanos. Aquí se hacen cabalgatas, un panorama ideal para niños aventureros. Los guías les entregarán todas las técnicas para controlar el caballo e implementos como polainas de cuero y ponchos para la lluvia (en caso de que amenace el mal clima). Este un circuito que toma alrededor de tres horas, cruza quebradas, bosques nativos de lenga y ñirre, cerros y verdes mesetas. 

Navegaciones

-Una actividad ideal si piensas viajar con niños a la Patagonia es ir a ver pingüinos cerca de Punta Arenas. En el centro de la ciudad hay agencias que realizan viajes a Isla Magdalena para ver a esta especie en su propio hábitat; son más de 60 mil parejas de pingüinos magallánicos. La navegación es a través del Estrecho de Magallanes y es muy importante que el traslado sea en una barcaza y no en pequeñas lanchas (por el clima y lo agitado del mar). La temporada ideal para ir es entre septiembre y marzo.

-La clásica navegación por el Glaciar Balmaceda y Serrano es ideal para ir en familia, ya que no requiere de esfuerzo físico y pasa por diversos atractivos: la Isla Guanaco, donde se pueden ver delfines magallánicos; Punta de Lobos, donde hay una gran población de lobos marinos; la Cascada, lugar donde habitan cóndores; y por supuesto los majestuosos glaciares.

-El Glaciar Grey es uno de lo más impresionantes de la Patagonia. Recientemente se produjo el desprendimiento de una gran masa de hielo, lo que hace suponer que año a año irá disminuyendo su volumen. Probablemente tus niños agradecerán esta visita cuando sean más grandes. Verán impresionante témpanos flotantes y esta estructura de hielo de más de 19 kilómetros de extensión.

Comer

La gastronomía del sur de Chile es algo que no puedes dejar de probar. Si te preguntas dónde comer con niños en la Patagonia, revisa estas recomendaciones. 

-En la mayoría de los lugares no hay problemas para ir con niños. Algunos cuentan con lugares especiales para ellos como el restaurant de comida chilena Okusa que queda en Punta Arenas. Se trata de una casa antigua que cuenta con un espacio con juguetes y materiales para que puedan entretenerse mientras los papás comen.

-En Puerto Natales está la famosa Mesita Grande, ubicada justo al frente de la plaza principal. Las pizzas son una comida muy apetecida por los niños y aquí hay para todos los gustos. Son cocinadas en un horno a leña. Las mesas alargadas están hechas para ser compartidas y para que los viajeros puedan intercambiar experiencias.

-En Puerto Montt, un clásico es el Tablón del Ancla. Se trata de una picada ubicada al lado de la plaza principal que ofrece principalmente pescados y mariscos. Lo mejor es que también tiene menú especial para niños.


Datos útiles

-En Puerto Natales se inauguró recientemente el nuevo edificio del Hospital Dr. Augusto Essman Burgos. Un centro de salud mucho más moderno y completo. Para tenerlo en cuenta en caso de alguna emergencia.

-Las principales cadenas de farmacias en Chile son Cruz Verde, Farmacias Ahumaday Salcobrand. En sus páginas web están todas direcciones de las sucursales en Chile.

-En la página web del Ministerio de Salud se pueden encontrar todos los centros de salud de Chile.

Parques de la Patagonia chilena para recorrer en familia

parques nacionales en patagonia chilena

¿Por qué debes ir a la Patagonia con tu familia? Recientemente el diario New York Times destacó la ruta de los parques de la Patagonia como uno de los lugares que hay que visitar en 2018. El medio recopiló 52 destinos imperdibles y esta zona se quedó con el sexto lugar.

Si a tus niños les gustas la naturaleza, te contamos que la Patagonia goza de algunos de los rincones más lindos de Chile y el mundo. Acá te dejamos una selección con algunos de los mejores parques de la Patagonia chilena para recorrer en familia.

Parque Nacional Chiloé

Está ubicado en la costa occidental de la Isla Grande de Chiloé, en la Región de Los Lagos. Abarca alrededor de 42 mil hectáreas y posee dos sectores principales, Chepu y Abtao. El primero está al norte 

Se destaca por su rico patrimonio cultural, además de lugares de interés palenteológico como playa Rahue.

Muy cerca del parque viven comunidades de huilliches que preservan sus costumbres y tradiciones. Lo importante es que están integrados al funcionamiento del parque y hay alternativas para alojar con ellos y así aprender de sus tradiciones. 

Gracias a su condición insular, aquí habitan especies endémicas de aves y mamíferos. Entre las primeras está el concón de Chiloé, diuca de Chiloé, la garza cuca, la caranca, el pilpilén austral y mucho otros. Además se pueden observar zorros chilotes, monitos del monte de Chiloé, ratones arbóreos de Chiloé, nutrias marinas y más.  

 

Hay circuitos como El Tepual, Dunas de Cucao, Chanquín-Cole Cole, Río Cole Cole-Río Anay, Chanquín-Río Grande y Castro-Abtao, pero requieren de cierta preparación. Sin embargo hay puntos con el Lago Cucao y las dunas litorales que son imperdibles dentro del parque.

El acceso más fácil es por el sector Cucao-Chanquín. Se puede hacer por tierra, desde Castro se toma la ruta 5 hasta el cruce Notuco y luego hacia Cucao. Para alojar hay cabañas y campings. 

Parque Nacional Torres del Paine

 

En 2013, Torres del Paine fue declarada la octava maravilla del mundo. Por eso, año a año hay más turistas que quieren visitar este lugar. La gran afluencia de público hace que sea unos de los parque nacionales mejor preparados. En su interior podrás encontrar diversos tipos de alojamientos, desde cómodos hoteles hasta campings. Lo mismo ocurre con las actividades. Hay para todos los gustos y edades. 

Sin lugar a dudas, el principal atractivo aquí es el macizo Paine, con sus imponentes cuernos. Sin embargo, existen otro maravillosos puntos que no puedes dejar de conocer como el Glaciar Grey, el Lago Pehoé, Salto Grande, Lago Nordenskjöld, entre otros.

Si te preguntas qué hacer en Torres del Paine con niños, te contamos que todo dependerá de los que les interese, el número de días y la capacidad física. Recuerda que no es necesario que hagas el circuito de la W o la O que toman varios días y requieren de una preparación física. También hay excursiones más cortas (incluso se pueden hacer arriba de una van) y actividades como cabalgatas, pesca o rafting para los mayores de 12 años.   

Si quieres que tus niños aprendan sobre las especies que puede encontrar en el parque o sobre educación ambiental, acá puedes encontrar material descargable para que se preparen para el viaje. 

Está ubicado 112 kilómetros al norte de Puerto Natales, por lo que puedes llegar fácilmente por vía terrestre.

En este blog puedes encontrar consejos para que tu viaje a Torres del Paine sea perfecto.

Parque Nacional Laguna de San Rafael

Es el parque más extenso de la Región de Aysén con 1.742.000 hectáreas, de las cuales 400 mil corresponden a hielos milenarios de los Campos de Hielo Norte. Estos dan origen a impresionantes glaciares, lagunas y ríos.

Uno de sus mayores atractivos son el ventisquero y la Laguna San Rafael, una piscina natural de más de 700 mil hectáreas. Aguas cristalinas, hielos milenarios y una diversidad de especies marinas como toninas, lobos de un pelo, chungungo, elefantes ballena y mucho más.

 

Aquí, una de las actividades más comunes es el tour en barco (y luego en zodiac) que permite acercarse al glaciar. La navegación se hace a través de los fiordos y canales para poder apreciar el maravilloso paisaje y luego termina disfrutando de un whisky (o bebida sin alcohol) con hielo milenario.


Lo más llamativo de esta excursión es ver cómo los grandes témpanos flotantes toman distintos tonalidades según la exposición a la luz y el sonido del rompimiento del hielo. 

Esta excursión es ideal para ir en familia, sólo hay que resguardar que los niños no se mareen a bordo de la embarcación.

Este parque nacional protege aves como el cisne de cuello negro, el huet huet, albatro ceja negra, cormorán y el chucao, por lo que es ideal para quienes aman el birdwatching. También hay mamíferos como el huemul (parte del escudo nacional) y la guiña.

Se puede acceder fácilmente por vía marítima desde Puerto Chacabuco o por tierra desde Bahía Exploradores.

Parque Nacional Queulat 

Este hermoso parque se encuentra en la comuna de Puerto Cisnes, 165 kilómetros al norte de Coyhaique. Es conocido como “el bosque siempreverde” debido a su abundante vegetación compuesta de coigüe, tepa y tepú, En cuanto a la fauna, alberga al carpintero negro, cóndor, pudú, puma y sapito cuatro ojos, entre otras muchas especies.

Uno de los mayores puntos de atracción turística es su ventisquero colgante. Una enorme masa de hielo que se desprende de un surco en la montaña.

Además están el Salto del Padre García, el Lago Risopatrón, la Laguna Los Pumas, el sector de la Cuesta Queulat, la Laguna Témpanos y el Salto del Cóndor.

En su interior hay sectores de descanso como las Termas de Puyuhuaipi, con aguas que alcanzan los 47º.

Algunas de las actividades para hacer en el parque son senderismo, excursiones en bicicleta, pesca, paseos en bote y mucho más.

Es ideal para ir con niños porque tiene caminatas cortas que cualquier persona puede hacer y sus paisajes parecen salidos de un cuento. Prueba de ello es el Sendero del Bosque Encantado, un recorrido de 1.700 metros que permite acceder a una laguna a los pies de una pared rocosa que forma una especie anfiteatro, donde nace el Río Cascada.

Se puede llegar directamente por la Carretera Austral que lo cruza

Parque Nacional Yendegaia

Este parque, creado en 2013, está en el centro sur de la Isla Grande de Tierra del Fuego y colinda con el parque argentino Tierra del Fuego. Esta opción es ideal para las familias que están en busca de aventura extrema, ya que casi no existen rutas y senderos marcados. Por esto, el recorrido debe planificarse con gps y, como recomiendan los expertos, con un guía que conozca el lugar. 

El Yendegaia conlleva cierta exigencia, lo ideal es ir con niños mayores 12 años en buenas condiciones físicas. Recuerda que tendrán que cargar sus mochilas y que no existen alojamientos establecidos dentro del parque. 

Para llegar, los visitantes suelen llegar desde Punta Arenas a Porvenir en un transbordador. Luego se trasladan por vía terrestre a el Lago Fagnano, donde se inicia el trekking.

 

Aquí los bosques son tupidos, algunos sectores muy pantanosos y los ríos que corren con fuerza.Uno de los principales atractivos de este recorrido es el trekking que cruza la cordillera de Darwin. 

Este parque está rodeado de montañas cubiertas de campo de hielo, ventisqueros, canales, glaciares de distintos tipos y una flora y fauna única, como baguales (o caballos salvajes), foca leopardo o aves como el petrel gigante. Lo más atractivo es que se trata de una a la que muy pocos han llegado. 

Como dato práctico, te contamos que debes tramitar tu visita con el Cuerpo Militar del Trabajo (CMY), quienes están construyendo una carretera que atraviesa el parque. 

Parque Nacional Alerce Andino

En la X Región de los Lagos, provincia de Llanquihue, nos encontramos con esta Reserva de la Biósfera Bosques Templados Lluviosos de Los Andes Australes. En sus casi 40 mil hectáreas, predominan los alerces de más de 3 mil años y las lagunas (tiene alrededor de 50 que aparecen entre los bosques nativos). Este árbol crece aproximadamente un centímetro cada quince años y los que aquí se encuentran, alcanzan los 50 metros de altura.

 

Queda a 40 kilómetros de Puerto Montt, tomando la Carretera Austral.Tiene un rápido acceso y posee diversos senderos para hacer excursiones como la que recorre desde Laguna Chaiquenes a Laguna Triángulo, Lago Sargazo a Laguna Fría, desde Correntoso a Río Pangal, entre otros.

Las alternativas para llegar son por el Camino Público V-65 que une Puerto Montt con el pueblo de Correntoso. La segunda es por la entrada sur por la ruta que une Lenca con Puerto Montt.

Algunos atractivos del parque son el Estuario de Reloncaví, donde desembocan las aguas de los ríos Petrohué, Cochamó y Puelo; el rodal de alerces milenarios que está cerca de la Laguna Fría, y por supuesto la fauna que está compuesta por pumas, monitos del monte, pudúes, vizcachas y mucho más.

Este parque cuenta con dos sectores para acampar y sectores para picnic ideal para una visita por el día. 

Conclusión

Hay diversos parques en la Patagonia para ir en familia. Algunos cuentan con servicios de primera calidad y otros son zonas prácticamente vírgenes. 

Si quieres viajar en familia al sur de Chile, es fundamental conocer las capacidades e intereses de cada integrante. Si tienes niños pequeños o no están acostumbrados a esta travesía, un parque más equipado como Torres del Paine puede ser una mejor alternativa. Si tus hijos están acostumbrados a estas aventuras, puedes arriesgarte con parques más salvajes.

Para información básica como el precio de la entrada, los servicios con los que cuenta el parque o el acceso, puedes revisar la página web de la Corporación Nacional Forestal (CONAF).

6 animales de la Patagonia chilena

animales patagonia chilena

Sin lugar a dudas, ver animales  es una de las actividades favoritas de los niños. La Patagonia chilena es una región que ofrece condiciones de vida muy particulares, a las que solo los animales del sur de Chile pueden adaptarse. Vegetación abundante, clima impredecible y, en algunos rincones, casi nula intervención del hombre. Aquí encontrarás fauna única en el mundo o que incluso está a punto de extinguirse. 

¿Estás planificando un viaje a la Patagonia? En este mágico rincón del planeta podrás ver algunos maravillosos animales que marcarán tu viaje. Revisa esta lista y descubre 6 impresionantes animales de la Patagonia chilena. 

Ñandú petiso

Los ñandúes (también conocidos como choiques) son una especie muy parecida al avestruz que vive, por lo general, en la estepa patagónica. 

El ñandú petiso es una subespecie que se encuentra en peligro de extinción. Se trata de una ave que no vuela, pero ocupa sus alas para agarrar mayor velocidad cuando huyen de los depredadores. De hecho, alcanza hasta 60 kms/hr. Pesan entre 15 y 25 kilos y sus plumas tienen manchas blancas, grises y café. 

La historia del ñandú petiso viene de varios años atrás. A Charles Darwin le tomó tiempo asumir que ésta era una especie distinta al ñandú común. Es más, su existencia ponía en duda la teoría de que cada especie había sido creada de forma fija para adaptarse a su hábitat.

Encontrarse inesperadamente con sus huesos, lo llevó a entender que la especies pueden cambiar y adaptarse a lo largo del tiempo, según las condiciones. 

Lo estudios arrojan que la mayor población de ñandúes petisos está ubicada en el Valle Chacabuco, Región de Aysén.

Se alimentan principalmente de hojas, semillas y raíces, pero también consumen insectos y pequeños roedores. Una de las particularidades de esta especie es que el macho es el encargado de incubar los huevos y cuidar las crías cuando nacen.

La principal amenaza para ellos es la recolección de sus huevos con fines alimenticios y la caza. 

Huemul

Este mamífero de la familia de los ciervos es un emblema para Chile. De hecho forma parte del escudo nacional. Es robusto, de alrededor de un metro de altura, muy dócil y similar al ciervo europeo.

Lamentablemente está calificado como “en peligro de extinción” en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Se estima que solo quedan alrededor de 2 mil huemules en el mundo (habita exclusivamente los bosques de la cordillera patagónica andina), repartidos entre Nevados de Chillán y el Estrecho de Magallanes. Su población decreció un 50% en los últimos 500 años.

En Chile, la especie está protegida por la Ley 19.473 que impide su caza, tenencia, posesión, captura, transporte y comercialización. El mayor número de ejemplares por hectárea se registró en el Parque Nacional Bernardo O’higgins. 

Sus principales amenazadas han sido la caza, los incendios forestales, los ataques de sus depredadores naturales  el puma, el zorro culpeo o el perro asilvestrado), las enfermedades que les transmite el ganado y el avance del hombre que va destruyendo su hábitat.

 

Zorro chilote o de Darwin

Es uno de los cuatro animales con mayor peligro de extinción según GreenpeaceChile. Es el cánido más pequeño que hay en el país. Su población está mayormente concentrada en la Isla Grande de Chiloé, y en menor densidad en la Cordillera de Nahuelbuta, en el Parque Nacional Alerce Costero, en la Reserva Costera Valdiviana, en el Parque Oncol. En síntesis vive en lugares apartados del hombre, en los bosques templados del sur de Chile y zonas pantanosas de poca altura. 

Se caracteriza por su color gris y manchas rojizas en las orejas y patas. Principalmente se alimenta de insectos, frutos silvestres, aves, reptiles y roedores (sobre todo del ratón de cola larga, que transmite el mortal virus hanta). Al igual que el huemul, su estado de conservación según la UICN, es en peligro de extinción. Hoy no son más de 600.

Al estar en estado crítico de preservación, diversos organismos como el Ministerio del Medioambiente y el Fondo de Protección Ambiental han concentrado fuerzas para su conservación.

Además de la gran amenaza que significa el hombre, el problema es que esta especie no se aparea con ningún otro tipo de zorro ni interactúa con otros mamíferos. Son bastantes solitarios y suelen cazar de noche. Su mayor competencia es el zorro culpeo. 

Ballena jorobada

Las ballenas jorobadas son una de las más fáciles de reconocer por la joroba que tienen en su aleta dorsal y la forma que toman cuando se sumergen en el agua. Se dice que es una de las más acrobáticas, por el espectáculos que pueden desplegar en el mar; sus increíbles saltos y golpes de sus grandes aleta en el aire. 

También son conocidas por sus cantos, ruido que se puede escuchar debajo del agua. Suelen alimentarse de peces pequeños. Por lo general son negras en la espalda y con manchas blancas en el estómago, mentón y parte interior de las aletas.

Aunque está distribuida por muchas partes del mundo, no es tan fácil verlas como en Chile.

¿Dónde ver ballenas jorobadas? Uno de los mejores lugares es la isla Carlos III, en el Parque Marino Francisco Coloane, Región de Magallanes. 

Cuando las ballenas jorobadas hacen su recorrido hacia la Antártica con el fin de alimentarse, el estrecho de Magallanes es uno de los pocos lugares donde se detienen antes de llegar al continente blanco. Para verlas, lo ideal es ir entre diciembre y mayo.

Actualmente existe solo 10% de la población original.

Delfín chileno

Comúnmente se les dice toninas a todos los delfines que se ven en aguas chilenas: al nariz de botella, al austral y al delfín chileno. Este último es un cetáceo que habita principalmente en las costas del sur de Chile, desde Valparaíso al Estrecho de Magallanes. 

Es uno de los delfines más pequeños del mundo (máximo 1,60 metros de largo) y se caracteriza por sus aletas redondeadas. Es de color gris oscuro y tiene la garganta y el estómago blancos, más un parche del mismo color detrás de cada aleta pectoral.

Uno de los mejores lugares para verlo es Chiloé. Aunque se trata de un animal “tímido”, no es necesario internarse mar adentro para poder verlo.

Este mamífero marino estuvo en riesgo durante los años ‘70, debido a que su carne era ocupada como carnada para pescar centollas. Hoy también está en la lista roja de la UICN, con la categoría “casi amenazado”. Esto por la destrucción de su ecosistema marino.

 

Pingüino magallánico

La Patagonia tiene varias especies de pingüinos, pero una de las más conocidas es el pingüino magallánico. Su popularidad se debe en gran parte a los constantes tours que se realizan a Isla Magdalena, ubicada a una hora y media de Punta Arenas por mar. En este lugar existen alrededor de 60 mil parejas de esta ejemplar. Está área es protegida y administrada por la Corporación Nacional forestal bajo el nombre de “Monumento Nacional los Pingüinos”. También pueden verse en el Seno Otway, 65 kilómetros al noroeste de Punta Arenas.

Esta especie no solamente puede verse en Chile; como buena ave migratoria, el pingüino magallánico se traslada a aguas cálidas como las de Brasil y Perú en invierno.

Este pingüino fue descrito en 1520 por Antonio Pigafetta como un extraño ganso. Mide entre 35 y 45 centímetros, tiene la cabeza negra con una franja blanca que parte en el ojo y termina en el cuello y su alas son cortas y fuertes. 

Su plumaje es negro grisáceo en el dorso y blanco en el pecho. En enero y febrero evitan entrar al agua porque están cambiando el plumaje y no poseen la capa impermeabilizadora que los aísla del frío.

Sus peores enemigos son las los lobos marinos, el petrel gigante y el hombre, con la contaminación y la pesca.

 

7 museos en la Patagonia para ir con niños

museos para niños en la patagonia

Una de las principales razones para viajar con niños es la posibilidad de entregarles mayor conocimiento del mundo y despertar en ellos la curiosidad por nuevas realidades.

La Patagonia posee una historia fascinante desde los primeros habitantes hasta la actualidad. Para que puedas generar el mejor aprendizaje de este viaje en familia, acá te recomendamos 7 museos en la Patagonia para ir con niños.

1-Museo Salesiano Maggiorino Borgatello (Punta Arenas)

Fue creado a fines del siglo XIX por los misioneros salesianos que llegaron a la ciudad de Punta Arenas para evangelizar la zona. El Museo Salesiano alberga la riqueza cultural y ecológica de la región.

En 1984 el museo fue expandido y de los 700 metros cuadrados que ocupaba pasó a 1.700. Con más espacio pudo alojar toda la colección patrimonial. Son cuatro niveles que están divididos en etnología, flora y fauna, arqueología, historia, etc. 

¿Qué se puede encontrar aquí? Artesanía y utensilios que usaban los indígenas de esta zona (onas, tehuelches, yaganes y alacalufes), documentos y objetos pertenecientes a los salesianos, fósiles de animales, además de una colección de artículos personales del padre Alberto de Agostini, el explorador más importante de la zona. 

Sus visitantes destacan la forma en que aborda la historia de Magallanes, su pasado antes y después de la colonización.

 

2-Museo Histórico Municipal (Puerto Natales)

En este museo se reúnen los momentos más importantes de la colonización de la ciudad y la región. Las salas temáticas exhiben objetos que fueron de uso diario de las culturas kaweshkar y aonikenk. En ellas se puede ver su dedicación por la caza y recolección. 

Además se exhiben documentos de los colonizadores, artefactos de fines del siglo XVIII y mediados del XIX de origen alemán e inglés. También hay un registro fotográfico de los años`30. Destacan vestigios del Frigorífico Bories y de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, empresa ganadera fundada en 1893.

El edificio es moderno y reproduce algunos elementos de la arquitectura de los pioneros ingleses.

3-Museo Colonial Alemán (Frutillar)

Ubicado en un hermoso parque de tres hectáreas perteneciente a la Universidad Austral, este museo trata de recrear la forma de vida que llevaban los colonos alemanes que llegaron a orillas del Lago Llanquihue.

Algunos de los principales atractivos del recinto son el campanario, la Casa del Molino, y la Casa del Herrero. En la casa patronal, se puede conocer la vida puertas adentro de los agricultores germanos. En ella se encuentran grandes salones, una sala de música, dormitorios, baños, una gran cocina con utensilios y objetos originales.

Los niños podrán disfrutar de hermosos jardines rodeados de verde, un entorno mágico.

4-Museo de las Iglesias (Chiloé)

La ciudad de Chiloé es reconocida por sus hermosas iglesias de madera nativa. Muchas de ellas han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por las Unesco. Algunas son las construcciones en madera más antiguas de madera.

Desde comienzos del siglo XVII se produjo la llegada de diversas órdenes religiosas. Primero llegaron los jesuitas y luego los franciscanos. Sin embargo, se mantuvo el estilo arquitectónico con algunas variaciones.

En 2002, la Fundación Cultural Amigos de las Iglesias de Chiloé tomó lugar en una edificación de Ancud que data de 1875 y años más tarde se transformó en el Museo de las Iglesias, donde se entrega a los turistas y locales una introducción a la cultura chilota. Para ello cuenta con fotografías, piezas que fueron rescatadas de las iglesias que han sido restauradas, maquetas y mucho más.

Es un gran comienzo para que los niños entiendan los valiosos templos que van a conocer.  

5-Museo Pablo Fierro (Puerto Varas)

Hace 20 años el artista puertomontino Pablo Fierro empezó a construir un registro de la región a través de pinturas de las antiguas casas de la zonas (Osorno, Valdivia, Frutillar, Puerto Varas, etc). Justamente, el museo nació con el sueño de preservación urbanística. Sin embargo luego fue mutando en un rincón donde se atesoran todo tipo de antigüedades que nos remontan a la época de la colonización alemana. 
 
¿Por qué les va a gustar a tus niños? Primero, porque parece una casa de cuentos. Además aquí todo se puede mirar y también tocar. Además de las obras del propio Fierro, hay una serie de objetos con historia, que hacen imaginar cómo era la vida en épocas pasadas. Muchas veces el artista guía el recorrido de los visitantes a través de la casa museo.

Está ubicado en la costanera de Puerto Varas, a las orillas del famoso Lago Llanquihue. Imposible no encontrarlo, es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Su llamativa fachada incluye autos antiguos y una entrada con forma de reloj cucú.  

6-Museo Regional de Magallanes (Punta Arenas)

Está en algunas de las listas de mejores museos de Chile. Este espacio busca que sus visitantes puedan comprender y apreciar la diversidad cultural de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena. En su interior alberga una gran colección de mobiliario y objetos que representan la época de oro de Magallanes, y una exhibición histórica que da cuenta del proceso de poblamiento humano en el territorio austral. El museo cuenta con actividades interactivas, talleres didácticos y material de apoyo para los docentes. Si quieres conocer todo su oferta puedes revisar el siguiente link.


7-Museo Antropológico Martín Gusinde (Puerto Williams)

Aquí se conserva el patrimonio natural y cultural del archipiélago, a través  de una excelente colección etnográfica. Es el único museo que hay en la ciudad y es el más austral del mundo. Tiene como objetivo la preservación patrimonial de la Isla de Navarino. Es ideal para niños, ya que ofrece visitas guiadas, talleres artísticos, muestras de cine y también tiene un espacio didáctico virtual y módulos interactivos en exhibición.

Lleva el nombre del científico austríaco que convivió con las comunidades de selknam y yaganes para estudiar a los indígenas que poblaron Tierra del Fuego.

Otro de los principales puntos de interés que posee este museo es la Casa Stirling, el inmueble más antiguo de la zona, que fue trasladado por mar para ser parte del museo. En 2003, fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Conclusión  

Como ves, existen infinitas posibilidades para disfrutar y aprender de la Patagonia junto a tus niños. Su riqueza natural siempre ofrecerá algún atractivo que hará del viaje una experiencia memorable. 

Este es uno de esos destinos que puedes adaptar a tu ritmo y estilo. No importa la edad, el sur de Chile siempre encontrará la forma de cautivarte.